domingo, 28 de marzo de 2010

APRENDE A PEDIR UN AUMENTO DE SUELDO

Si quieres pedir un aumento de sueldo, te presentamos una guía para que te prepares y construyas argumentos que te ayuden a conseguir lo que buscas.



¿A QUIEN PEDIRAS EL AUMENTO?
Primero, considera la posición de la persona a quien vas a presentar la solicitud. La actitud es distinta si se lo pides a un jefe que no es el dueño, que si vas directamente con el propietario. Considera qué posición puede tomar tu jefe directo, por una razón muy sencilla: si no es el dueño, puede que no desee plantear la posibilidad a los administradores o propietarios. No porque no quiera hacerlo, sino porque puede tener muchas peticiones similares o porque sabe que no es buen momento. Si quieres hablar directamente con el dueño, considera que puede ponerte contra la espada y la pared: “Les hemos explicado que la empresa está en un mal momento y que no podemos subir los sueldos. Lo dejo en tus manos, pero no podemos incrementar los salarios”. Una forma correcta de decidir con quién hablar es preguntar. Háblalo directa y francamente con tu superior directo. No sólo te orientará, sino que te dará pistas sobre cómo debes proceder.


¿ES BIEN O MAL VISTO PEDIR UN AUMENTO?
Todo depende del contexto. Si sabes que la empresa está pasando por una mala época, debes tener argumentos muy sólidos y evaluar con anticipación si realmente es posible que te lo den. No es recomendable pedirlo cada dos meses. Hay que guardar las “municiones” para cuando tengas reales oportunidades de ganar. No van a criticarte por hacerlo, aunque quizá no entiendan tus razones. Por ello, los argumentos son clave. De eso depende que tus superiores lo vean bien o lo consideren “inoportuno”. En algunas empresas –muy pocas–, existe un convenio laboral en el que se estipulan las fechas para negociar salarios. Si es el caso, respeta el acuerdo.


¿CUANDO TIEMPO DESPUES DE INICIAR EL TRABAJO CONVIENE HACERLO?
Si llevas poco tiempo en una empresa y te has dado cuenta que tu trabajo vale más de lo que te pagan o de lo que ganan tus compañeros, debes analizar la posibilidad de solicitar aumento. Sin embargo, es recomendable que no lo hagas antes de los seis meses de antigüedad. En muchas empresas no consideran cambios en el salario antes de un año de permanencia.


¿QUE ARGUMENTAR PUEDO DAR?
La sinceridad es la clave. Expone con toda claridad tus razones, cuidando dos reglas básicas: no critiques o hables mal del trabajo de algún compañero y no sobrevalores tu trabajo. De ahí en adelante, puedes precisar tus razones sin problema. No argumentes sólo motivos de dinero. Intenta agregar expresiones como “desarrollo profesional”, “ascender en la empresa”, “deseo de tomar nuevas responsabilidades”, entre otras. Si la razón es meramente económica, ten claro cuánto gana una persona en un puesto similar en la empresa y en el mercado.
¿Cuánto puedo pedir?Un aumento razonable fluctúa entre el 20% y el 30%, pero depende, ciertamente, de las políticas de la empresa. Considera que un incremento del 15% representa más de tres veces la inflación (el aumento en el valor del dinero). Es ideal que sepas cuál es la “escala de salarios” en la que te mueves: si el aumento te transformaría en el ejecutivo de mayor salario en tu nivel, es bueno que lo tengas claro a la hora de construir tu argumento. No sólo es importante el porcentaje del alza, sino cómo quedas en relación a tus compañeros u otras áreas de la empresa.


¿POR DONDE INICIAR LA CONVERSACION?
Antes que todo, busca el momento preciso. Ojalá tu superior esté con buen ánimo y el lugar sea tranquilo. Inicia la conversación con naturalidad y plantea el tema con frases sencillas, pero directas: “quiero plantearte una propuesta”, “necesito hablar contigo”, “qué bueno que ahora podemos conversar”. Un jefe inteligente entenderá, rápidamente, de qué se trata. No demuestres nerviosismo. Di que deseas un aumento y, rápidamente, explica por qué crees que es el momento y la oportunidad para plantearlo. No dejes que te argumenten antes de expresar tus razones. Nunca te disculpes por pedir el aumento, porque eso delatará inseguridad.


¿Y SI LA RESPUESTA ES NEGATIVA?
Si te responden que no, debes tomarlo con tranquilidad. Si realizaste la petición porque tienes otra propuesta de trabajo, sabes que llegó el momento de renunciar, sin que esto suene como una amenaza o se transforme en un ataque de histeria y la liberación de una condena. Si no tienes una oferta fuera de la empresa, cierra la reunión con algunos temas importantes:

PREGUNTA LAS RAZONES DE LA NEGATIVA.
Insiste en que agradecerías que tengan presente el requerimiento “porque es una necesidad seria”. -

PREGUNTA CUANDO PUEDEN VOLVER A HABLAR DEL TEMA
. Es ideal que consigas una fecha tentativa, porque eso te dará el pretexto para volver a presentar la solicitud sin que parezcas excesivamente insistente.

¿CUANTO TIEMPO ESPERAR POR UNA RESPUESTA?
Si tu superior te dice que es una decisión que debe pensar y consultar con mandos más altos, pídele que te diga cuánto tiempo tomará la respuesta. Es bueno que él se comprometa con una fecha. Si no lo hace, una semana es un plazo prudente para insistir


http://www.juanfactor.org/

GANMOS ENTRE 3,000 Y 4,500 DOLARES MENSUALES. TAN SOLO POR DAR NUESTRAS OPINIONES HONESTAS






http://www.juanfactor.org/



SALARIO

El salario o remuneración salarial, es el pago que recibe de forma periódica un trabajador de mano de su empleador a cambio de que éste trabaje durante un tiempo determinado para el que fue contratado o produzca una determinada cantidad de mercancías equivalentes a ese tiempo de trabajo. El empleado recibe un salario a cambio de poner su trabajo a disposición del jefe, siendo éstas las obligaciones principales de su relación contractual.

Cuando los pagos son efectuados en forma diaria, recibe el nombre de jornal (de jornada). Si es entre las 12 será jornal matinal y si es pasadas las 12 será diurno.

Es una contraprestación principalmente en dinero, si bien puede contar con una parte en especie evaluable en términos monetarios, que recibe el trabajador del empleador por causa del contrato de trabajo. Siempre debe existir una remuneración en dinero, la especie es necesariamente adicional.

El salario es el elemento monetario principal en la negociación de un contrato de trabajo. Es la contraprestación en la relación bilateral, aunque en algunas ocasiones se tienen también en cuenta otras condiciones laborales como vacaciones, jornada, etc.

La remuneración salarial es uno de los aspectos de las condiciones de trabajo que más directamente influyen en la vida diaria de los trabajadores. Desde sus primeros años de existencia, el centro de la acción la Organización Internacional del Trabajo ha girado en torno al nivel de los salarios y la Organización ha luchado constantemente por establecer normas que garanticen y protejan el derecho de los trabajadores a percibir un salario justo. Según la Constitución de la OIT (1919) "la garantía de un salario vital adecuado" es uno de los objetivos cuya consecución es más urgente.

Los salarios representan algo muy diferente para trabajadores y empleadores. Para estos últimos, aparte de ser un elemento del costo, es un medio que permite motivar a los trabajadores. En cambio, para los trabajadores representa el nivel de vida que pueden tener, un incentivo para adquirir calificaciones y, por último, una fuente de satisfacción frente al trabajo realizado. La negociación colectiva en la empresa o en el sector y un diálogo social tripartito en el plano nacional son las mejores vías para determinar el nivel de los salarios y resolver conflictos potenciales.



Contenido

1 Etimología
2 Características
3 Clasificación
4 Factores determinantes
5 Concepciones teóricas
6 Salario mínimo interprofesional
7 Nómina
8 Véase también
9 Fuentes bibliográficas
10 Referencias
11 Enlaces externos


Etimología [editar]Salario deriva del latín salarium, que significa pago de sal o por sal. Esto viene del antiguo imperio romano donde muchas veces se hacían pagos a los soldados con sal, la cual valía su peso en oro.[1]

Características [editar]En economía, se considera al salario como precio pagado por el trabajo. Los salarios son todos aquellos pagos que compensan a los individuos por el tiempo y el esfuerzo dedicado a la producción de bienes y servicios. Estos pagos incluyen no sólo los ingresos por hora, día o semana trabajada de los trabajadores manuales, sino también los ingresos, semanales, mensuales o anuales de los profesionales y los gestores de las empresas. A los ingresos regulares pactados en los convenios colectivos hay que sumarles las primas y las pagas extraordinarias, las primas por riesgo, nocturnidad, índice de peligrosidad u horas extraordinarias, así como los honorarios de los profesionales liberales y la parte de los ingresos percibidos por los propietarios de negocios como compensación por el tiempo dedicado a su negocio.

Los trabajadores que reciben sus ingresos gracias a un sistema de incentivos obtienen sus salarios siguiendo una fórmula que asocia el sueldo percibido con la producción o rendimiento alcanzado, de forma que se estimula una mayor productividad y eficiencia.

Un salario elevado no implica por fuerza que se asignen elevados ingresos anuales. Los trabajadores del sector de la construcción, por ejemplo, suelen percibir elevados salarios por hora trabajada, pero los ingresos anuales suelen ser reducidos debido a la falta de continuidad en el empleo de este sector.




Clasificación


Salario en moneda: son los que se pagan en moneda de curso legal, es decir, los que se pagan en dinero efectivo.
Salario en especie (30%): es el que se paga en productos, servicios, habitación, etc. Sobre este aspecto el Código Laboral - depende de la legislación de cada país - en su Art. 231 determina que "el pago podrá hacerse parcial y excepcionalmente en especie hasta 30% (treinta por ciento), siempre que estas prestaciones sean apropiadas al uso personal del trabajador y de su familia, excedan en beneficio de los mismos y que se les atribuya de una forma justa y razonable".
Pago mixto: es el que se paga una parte en moneda y otra en especie.
Por su capacidad adquisitiva
Salario nominal: representa el volumen de dinero asignado en contrato individual por el cargo ocupado. En una economía inflacionaria, si el salario nominal no es actualizado periódicamente, sufre erosión (no puede soportar todas las necesidades del trabajador).
Salario real: representa la cantidad de bienes que el empleado puede adquirir con aquel volumen de dinero y corresponde al poder adquisitivo, es decir, el poder de compra o la cantidad de productos o servicios que puede adquirir con el salario. De este modo, la sola reposición del valor real no significa aumento salarial: "el salario nominal es alterado para proporcionar salario real equivalente en el anterior", de aquí proviene la distinción entre reajuste del salario (reposición del salario real) y el aumento real del salario (crecimiento del salario real).
Por su capacidad satisfactoria:
Individual: es el que basta para satisfacer las necesidades del trabajador.
Familiar: es el que requiere la sustentación de la familia del trabajador.
Por su límite
Salario mínimo: según el código laboral: aquel suficiente para satisfacer las necesidades normales de la vida del trabajador consistente en:
Alimentación límite
Habitación
Vestuario
Transporte
Previsión
Cultura y recreaciones honestas.
Salario máximo: es el salario más alto que permite a las empresas a una producción costeable.
Por razón de quien produce el trabajo o recibe el salario:
Salario personal: es el que produce quien sustenta la familia, normalmente el padre.
Salario colectivo: es el que se produce entre varios miembros de la familia que sin grave daño puedan colaborar a sostenerla, como por ejemplo: el padre, la madre y los hermanos mayores de 16 años.
De Equipo: Es el que se paga en bloque a un grupo de trabajo, quedando a criterio de este equipo la distribución de los salarios entre sí.
Por la forma de pago
Por unidad de tiempo: es aquel que solo toma en cuenta el tiempo en que el trabajador pone su fuerza de trabajo a disposición del patrón.
Por unidad de obra: cuando el trabajo se computa de acuerdo al número de unidades producidas
Factores determinantes [editar]Los principales factores determinantes de los salarios, dependiendo del país y la época, son los siguientes:

1 El coste de la vida

Incluso en las sociedades más pobres los salarios suelen alcanzar niveles suficientes para pagar el coste de subsistencia de los trabajadores y sus familias; de lo contrario, la población activa no lograría reproducirse.
2 La oferta de trabajo

Cuando la oferta de mano de obra es escasa en relación al capital, la tierra y los demás factores de producción, los empresarios compiten entre sí para contratar a los trabajadores por lo que los salarios tienden a aumentar. Mientras que cuando la oferta de mano de obra es relativamente abundante y excede la demanda, la competencia entre los trabajadores para conseguir uno de los escasos puestos de trabajo disponibles tenderá a reducir el salario medio.
3 La productividad

Los salarios tienden a aumentar cuando crece la productividad. Ésta depende en gran medida de la energía y de la calificación de la mano de obra, pero sobre todo de la tecnología disponible. Los niveles saláriales de los países desarrollados son hasta cierto punto elevados debido a que los trabajadores tienen una alta preparación que les permite utilizar los últimos adelantos tecnológicos.
4 Poder de negociación

la organización de la mano de obra gracias a los sindicatos y a las asociaciones políticas aumenta su poder negociador por lo que favorece un reparto de la riqueza nacional más igualitario.
5 Calificación profesional del trabajador

En función de la formación académica y profesional que tenga un trabajador negociará el sueldo inicial en una empresa y su posterior carrera de promoción profesional.
Concepciones teóricas [editar]La primera teoría relevante sobre los salarios, la doctrina del salario justo la estableció el filósofo italiano santo Tomás de Aquino, quien subrayaba la importancia de las consideraciones de orden moral y la influencia de la costumbre. Definía el salario justo como aquel que permitía al receptor una vida adecuada a su posición social.

La primera explicación moderna del nivel salarial, se basa en que el salario cubra el consumo necesario para que la clase trabajadora pudiese subsistir. Esta teoría surgió del mercantilismo, y fue más tarde desarrollada por Adam Smith y sobre todo David Ricardo. Este último defendía que los salarios se determinasen a partir del coste de subsistencia y procreación de los trabajadores, y que los sueldos no debían ser diferentes a este coste. Si los salarios caían por debajo de este coste la clase trabajadora no podría reproducirse; si, por el contrario, superaban este nivel mínimo la clase trabajadora se reproduciría por encima de las necesidades de mano de obra por lo que habría un exceso que reduciría los salarios hasta los niveles de subsistencia debido a la competencia de los trabajadores para obtener un puesto de trabajo. Con el paso del tiempo se ha demostrado que algunos de los supuestos de los que parte la teoría del salario de subsistencia son erróneos.

La teoría de los salarios que Karl Marx sostenía es que en un sistema capitalista la fuerza laboral rara vez percibe una remuneración superior a la del nivel de subsistencia. Según Marx, los capitalistas se apropiaban de la plusvalía generada sobre el valor del producto final por la fuerza productiva de los trabajadores, incrementando los beneficios.

John Stuart Mill, entre otros, propugnaba la denominada teoría del fondo de salarios para explicar la forma en que la demanda de trabajo, definida como la cantidad de dinero que los empresarios están dispuestos a pagar para contratar a trabajadores, determina el nivel salarial. Según esta teoría se establece que los salarios se pagan a partir de los ingresos percibidos por la producción actual. Los aumentos salariales, al incrementar la capacidad adquisitiva, pueden provocar aumentos en la producción y generar un mayor fondo de salarios.

La teoría del fondo de salarios fue sustituida por la teoría de la productividad marginal, que intenta en esencia determinar la influencia de la oferta y demanda de trabajo. Los defensores de esta teoría, desarrollada sobre todo por el economista estadounidense John Bates Clark, sostenían que los salarios tienden a estabilizarse en torno a un punto de equilibrio donde el empresario obtiene beneficios al contratar al último trabajador que busca empleo a ese nivel de sueldos; este sería el trabajador marginal. Puesto que, debido a la ley de los rendimientos decrecientes, el valor que aporta cada trabajador adicional es menor que el aportado por el anterior, el crecimiento de la oferta de trabajo disminuye el nivel salarial. Si los salarios aumentasen por encima del nivel de pleno empleo, una parte de la fuerza laboral quedaría desempleada; si los salarios disminuyesen, la competencia entre los empresarios para contratar a nuevos trabajadores provocaría que los sueldos volvieran a aumentar.

Con el tiempo se ha demostrado que la teoría de la productividad marginal es inexacta al suponer que existe competencia perfecta y al ignorar el efecto que genera un aumento de los salarios sobre la productividad y el poder adquisitivo de los trabajadores. Como demostró John Maynard Keynes, uno de los principales opositores a esta teoría, los aumentos salariales pueden producir un aumento de la propensión al consumo, y no al ahorro, en una economía. El aumento del consumo genera una mayor demanda de trabajo, a pesar de que haya que pagar mayores salarios, si se consigue una mayor riqueza gracias a una disminución del nivel de desempleo.

Casi todos los economistas reconocen, al igual que Keynes, que mayores salarios no tienen por qué provocar un menor nivel de empleo. Sin embargo, uno de los efectos negativos de los aumentos salariales son las mayores presiones inflacionistas, ya que los empresarios tienden a trasladar a los precios estos aumentos en los costes. Este peligro se puede evitar si los sueldos no aumentan sobre los niveles de productividad. Puesto que la participación de los salarios en la riqueza nacional ha permanecido estable a lo largo del tiempo, y es probable que siga así, los salarios reales pueden aumentar a medida que se incremente la productividad.

Salario mínimo interprofesional [editar]En muchos países la legislación establece un salario mínimo, para intentar prevenir la explotación laboral. Este salario mínimo es fijado por los Gobiernos de las naciones y obliga a todos los empresarios aunque no estén sujetos a ningún convenio regulador, este salario se fija anualmente mediante un Decreto Ley, y refleja el salario más bajo que se puede pagar para las distintas categorías profesionales. La primera ley relativa a salarios mínimos se promulgó en Nueva Zelanda en 1894. En la actualidad, (2007) son muchos los países que tienen leyes de salarios mínimos, pero son más los que tienen salarios mínimos en función de las distintas profesiones. Gran Bretaña es uno de los pocos países que se ha resistido a establecer salarios mínimos.

Nómina [editar]Artículo principal: Nómina
Es el documento que se utiliza para contabilizar el valor bruto y neto devengado por cada empleado, donde se reflejan los diferentes apartados que constituyen el salario de cada trabajador. Constituye un documento oficial, y en el impreso de nómina deben figurar todos los datos fiscales de la empresa y del trabajador. Cada empleado debe recibir no solamente su cheque de pago, su ingreso bancario o en dinero en efectivo, sino también el documento de nómina que muestre el valor bruto devengado, las deducciones y el pago neto.

Existen pasos fundamentales que son comunes en la mayoría de las organizaciones. Uno de esos pasos, que se ejecuta al final de cada período de pago, consiste en la preparación de la nómina, debe mostrar los nombres y remuneraciones de todos los trabajadores. La información que se incluye en ese registro de nómina consiste en el salario autorizado para cada trabajador y el número de horas trabajadas, tomadas de las tarjetas de tiempo o de documentos similares. Después de separar las horas ordinarias de las extraordinarias, y de aplicar las tarifas apropiadas para cada categoría se tiene el total del salario devengado. La retención en la fuente, el aporte al seguro social y cualquier otra deducción autorizada por el trabajador se registran luego del valor devengado para obtener el valor neto a pagar.

http://www.juanfactor.org/
link sueldodeporvida.blogspot.com
Votar por Top link